Condenan a dos castellenses por abusar de una menor de 9 años

Condenan a dos castellenses por abusar de una menor de 9 años

 

 

El Tribunal dolorense Condenó por unanimidad  a Omar Abel Vera, de 76 años de edad, jubilado, nacido en Dolores y domiciliado en Castelli, como autor del delito de “Abuso sexual agravado”, imponiéndole una pena de “Ocho años de prisión”. Y a Horacio Rafael Barbosa, de sobrenombre Loro, de 32 años, nacido en Merlo y con último domicilio en Castelli, como autor del delito de “Abuso sexual agravado por acceso carnal y por el uso de arma”, imponiéndole “Diez años de prisión”.

 

 

Son hechos distintos ocurridos en esa localidad en el año 2013, unos en el basurero municipal, otros en una casilla de madera en la propia ciudad. Ambos fueron juzgados en juicio oral, y el fallo dictado por los Jueces por unanimidad.

En un juicio reciente realizado en el Tribunal en lo Criminal n° 2 Departamental, los Dres. Eduardo Campos Campos (de 1er. voto), Antonio Severino e Inés Olmedo, condenaron a dos vecinos de Castelli juzgados por hechos de abusos sexuales a una menor de 9 años perpetrados en 2013 en esa localidad.

El Dr. Campos Campos precisó en el veredicto, que con la prueba producida había podido formar convicción de la existencia de los siguientes hechos:

Hecho I: con anterioridad al 24 de octubre de 2013 en el basurero municipal de Castelli, ubicado en Cuartel III (Barrio Pueblo Nuevo), Omar Abel Vera abusó sexualmente en reiteradas oportunidades de una menor que a la época de los hechos tenía 9 años de edad.

Hecho II: que a igual fecha en una casilla ubica da en la calle Almirante Brown de la misma localidad, Horacio Barbosa abusó sexualmente de la misma menor de 9 años.

Precisó el Juez que la menor había contado en el juicio lo sucedido, indicando que cuando le habían mostrado fotos había reconocido a Vera y al “Loro”, los abusadores, dando detalles de los abusos a que había sido sometida.

La madre de la niña dijo en el juicio que Vera la molestaba todos los días, que su hija había contado en la escuela que éste le hacía cosas feas, por lo que la había ido a buscar y luego a hacer la denuncia. Agregó que la menor le había dicho que ese individuo la llevaba en moto a un basural muy lejos de su casa, lugar donde perpetraba los abusos, que merodeaba por su casa. Precisó que un día antes del juicio un nieto de éste individuo había ido a decirle que no se presentara declarar. Indicó también, que el “Loro” era de apellido Barbosa.

La Vicedirectora de la escuela a donde concurría la niña, contó que en 2013 esta se mostraba muy agresiva, que había cambiado su vocabulario, el que estaba impregnado de contenido sexual, cosa que no había ocurrido antes. Señaló que hacía señas con las manos de connotación sexual, gritaba, lloraba, se tiraba al piso, por lo que se había solicitado la colaboración de una maestra integradora. Agregó que la situación de abuso había surgido tras una reunión de padres, cuando una mamá contó que la niña le había dicho a su hijo lo que le pasaba,  a raíz de lo cual se había efectuado la denuncia en la Comisaría de la Mujer y habían mantenido reuniones con la madre.

La Coordinadora del Servicio Local de Protección y Derechos del Niño de Castelli, que intervino en el caso, indicó que la madre no tenía conocimiento de los hechos, que cuando habían comenzado a hablar lo había relacionado a Vera, porque éste pasaba por la casa en moto y le dejaba caramelos a la niña.

En el debate el procesado hizo uso de la palabra, dijo que él no tenía nada que ver con los hechos que se le imputaban, que todo era una mentira, que habían puesto testigos falsos, habían pagado dinero, que lo del basural era un invento.

Para el Juez era “a todas luces evidente que el Imputado intentó una coartada que no le rindió los frutos que esperaba…”, indicando puntualmente el magistrado que una testigo había dicho haber visto al imputado y a la niña en el basurero, una vez a pie y otra en moto, y dos veces más en el lugar donde lavaban los camiones.

Por su parte otra testigo sostuvo que la mamá de la menor había hecho que su hija mintiera para involucrar al “Loro” Barbosa, negando por su parte este imputado tener relación alguna con la acusación, mucho menos haber amenazado a la niña con una cuchilla como se había dicho. Sobre la casilla donde habrían ocurrido los hechos, dijo que hacía unos cinco años antes que lo detuvieran que había sido desarmada.

El Juez Campos Campos indicó al respecto, que era evidente que el imputado intentaba mejorar su situación procesal frente al hecho que se le imputaba, pero que existían cúmulo de pruebas en su contra que destruían esa defensa, precisando que los dichos de un testigo mostraban la mendacidad en lo referente a la casilla de madera descarnada en época de los hechos.

Por todo ello el Tribunal por unanimidad resolvió: condenar a Omar Abel Vera, de 76 años de edad, jubilado, nacido en Dolores y domiciliado en Castelli, como autor del delito de “Abuso sexual agravado”, imponiéndole una pena de “Ocho años de prisión”. Y a Horacio Rafael Barbosa, de sobrenombre Loro, de 32 años, nacido en Merlo y con último domicilio en Castelli, como autor del delito de “Abuso sexual agravado por acceso carnal y por el uso de arma”, imponiéndole “Diez años de prisión”.

 

Compromiso