POLICÍA ALCOHOLIZADO QUEDÓ DESAFECTADO PORQUE ROMPIÓ UN MÓVIL Y SE RESISTIÓ A LA AUTORIDAD

POLICÍA ALCOHOLIZADO QUEDÓ DESAFECTADO PORQUE ROMPIÓ UN MÓVIL Y SE RESISTIÓ A LA AUTORIDAD

Un agente del servicio penitenciario y un efectivo del cuerpo de infantería de Olavarría debieron ser reducidos y quedaron detenidos por disturbios en la madrugada del miércoles 31 en uno de los accesos a la ciudad. En el conflicto tomó intervención la Dirección de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense y el agente de infantería debió entregar su arma y credencial ya que fue desafectado de la fuerza.

Ambos policías tenían altos niveles de alcohol en sangre y el vehículo en el que se transportaban debía ser secuestrado por la policía comunal. El hecho se desarrolló en el marco de operativos denominados de nocturnidad-alcoholemia y según contaron de manera oficial, las acciones fueron llevadas a cabo por personal de la Estación de Policía Comunal Castelli a cargo del Jefe Distrital Crio. Marcelo Lopez, Jefe De Estacion Subcrio. Leandro Domenichelli y Jefe de Gabinete de Prevencion Of. Inspector Gerardo Ferreyra, en conjunto con personal de Secretaría de Seguridad bajo las órdenes dekl encargado de Inspectores Adalberto Yanoski.

Un vehículo marca VW GOL, fue interceptado y tras hacerle el control de alcoholemia al conductor y al acompañante, se confirmó un resultado positivo ya contaban con 1.61g y 2.06g de alcohol en sangre respectivamente. Cuando los agentes castellenses “se disponían al secuestro del vehículo, los ocupantes del mismo descendieron y empezaron a exigir agresivamente que se le entregara el auto porque eran efectivos policiales”, informaron en un comunicado. Ante la negativa del personal policial interviniente, un efectivo del servicio penitenciario, uno de los infractores que contaba con 2.06g de alcohol en sangre, intimó al personal policial a pelear, y fue reducido y aprehendido al instante por infracción al código contravencional 8031/73.

Luego, el otro infractor, un efectivo del Cuerpo de Infantería de Olavarría arrojó un golpe con su cabeza a un efectivo policial y fue reducido en ese momento. Este último fue detenido e ingresado a un móvil policial, “una vez dentro del mismo, el detenido comenzó a arrojar golpes con sus pies sobre la puerta, logrando romper el interior y exterior del patrullero”, aseguraron desde la Secretaría de Seguridad. El efectivo quedó aprehendido por el delito de resistencia a la autoridad y daño, con trámite de la fiscalía de Flagrancia Dolores.

En horas de la tarde de ayer recuperó la libertad, sin embargo “la Dirección de Asuntos Internos, al tomar conocimiento de lo sucedido, dispuso la inmediata desafectación de servicio del efectivo de infantería, debiendo el mismo entregar el arma y la credencial de policía”, informaron oficialmente.