RAMIRO GARAY QUEDÓ CONCENTRADO PARA ENFRENTAR A BOCA