Hoy se celebra el Día del Pescador Deportivo

Hoy se celebra el Día del Pescador Deportivo

El 3 de Agosto de 1903 se fundó el primer club de pesca deportiva, El Club de Pescadores de Buenos Aires.

 

Este hito histórico es el fundamento del porqué de la fecha elegida en 1951 la que sigue vigente hasta el día de hoy.

 

Sin embargo con el correr del tiempo otros países sudamericanos también adoptaron ese día para conmemorar la actividad, por eso se puede decir tranquilamente que el 3 de agosto es el “Día del Pescador Deportivo Latinoamericano”.

 

Y esta fecha representa a una raza de pescadores que afortunadamente crece cada vez más.

 

¿Pero que es un pescador deportivo?

 

Un pescador deportivo se diferencia de un pescador de subsistencia, un pescador comercial o un pescador recreativo por varios aspectos que se basan en el respeto por el pez y su medio.

 

Un pescador deportivo captura un pez sólo con los implementos que le son propios. Es decir, pesca sólo con caña y anzuelo, sin utilizar otros medios como redes, ganchos o armas.

 

Una vez fotografiado el pez es devuelto al agua inmediatamente con el menor daño posible y velando por su recuperación antes de liberarlo.

Los aficionados a este deporte tienen gran habilidad para escoger los elementos adecuados para atraer a los peces en las diferentes ocasiones y lugares.

 

Por ende es buen pescador deportivo:

 

– El que se preocupa por conocer el reglamento de pesca, cumple sus normas y, fundamentalmente, es consciente del espíritu de conservación del recurso en el que se inspira la regulación de la pesca deportiva.

– El que interpreta las estipulaciones del reglamento según su letra y su espíritu, y que ante cualquier duda adopta las conductas que más favorezcan a los principios de conservación de la fauna, la flora y del ambiente.

– El que está comprometido con la conservación de los ríos, arroyos, lagos, lagunas, y todo otro ámbito público en el que desarrolle su actividad deportiva, demostrando predisposición para compartir respetuosamente los ambientes con otros pescadores y/o usuarios del recurso.

– El que acepta que todas las modalidades de pesca admitidas reglamentariamente son igualmente deportivas, cuando son practicadas con respeto por los peces y por el ambiente.

– El que se comporta respetuosamente tanto en la pesca propiamente dicha como en las actividades que la rodean, procurando ser ejemplo de conducta.

– El que puede sobrellevar una pobre jornada de pesca, dignamente y aceptando un día adverso; y también el que es capaz de tener una jornada exitosa sin jactarse ante sus compañeros.

– El que trasmite con modestia sus conocimientos, y también el que aprende con humildad de otros pescadores más experimentados.